“Contrastes del Mobile World Congress”

Artículo  

Paseando por el Mobile World Congress, en un momento dado, tuve la sensación de estar paseando más bien por un zoco medieval que por una feria de alta tecnología. La densidad de personas intentando avanzar por los pasillos de los pabellones era tal que realmente en algunos instantes era casi imposible dar un paso hacia delante o hacia atrás. Un contraste espectacular, la tecnología más avanzada no puede, al menos una  vez al año, evitar tener que organizar un gran encuentro basado sobre tecnologías ancestrales. Todos al mercado, como se han hecho los negocios durante milenios. Puesta en escena espectacular, azafatas  guapas y mucho jamón ibérico, rioja  y cava. Sin duda, factor humano. Para hacer un buen negocio nada mejor que reunirse cara a cara y darse la mano. Es mucho más fácil encontrar la información sobre un producto en Google que en el congreso de móviles, muchos expositores te mandan un link para que te descargues los documentos, nada de folletos. Pero también está claro que en Google no se sienten las vibraciones ni la euforia reinante. Las resacas acontecidas el viernes 1 de marzo han sido importantes. Entrar en la feria era entrar en otro planeta. Nada de la apatía y desesperanza que se expande por el país. El recinto ferial rebosa vida y esto que seguro que una cantidad significativa de sus expositores el año que viene ni siguiera existirán. Está claro que lo han intentado y merecen nuestro aplauso. Viva la vida. Felicidades, hasta aquí habéis llegado.

Es un congreso de móviles, en teoría de soluciones radio, pero se debe de haber  vendido mucha fibra óptica y muchos equipos de transmisión que utilizan este medio. El incremento de ancho de banda para conexiones de datos, la necesidad de mejorar la cobertura tanto en capacidad como en densidad y la nuevas bandas de frecuencia que utilizan la tecnología 4G hace necesario la instalación de muchas microceldas y puntos de acceso wi-fi (hotspots) conectadas con el centro de conmutación mediante fibra óptica (FTTA -Fiber to the antenna). Más movilidad, más redes fijas. Eso sí, en vez de cables de cobre, de fibra que pesa mucho menos y ocupa menos espacio. Pero de instalar cables no nos hemos librado.

Ya no es un congreso de telefonía, es de comunicaciones móviles multimedia, voz, datos y video. Los terminales, aunque tengan mucha repercusión mediática, no son determinantes. Había quien ofrecía tablets a 50€. Lo importante son las aplicaciones, la información y su seguridad. El terminal, que cada uno elija el que quiera, (BYOD Bring your own device). Las empresas van a dejar de pagar el móvil y el ordenador a sus empleados. Cada uno se trae de su casa su tablet, portátil o smartphone y se conecta a la red. Las aplicaciones y los datos a la nube, privada o pública. La empresa intentará gestionarlo mediante herramientas MDM (Mobile Device Management), algunas empresas de MDM tenían stands tan grandes como los de los fabricantes asiáticos de terminales más conocidos. El reto es como garantizar la protección de mis datos a los que accedo desde cualquier lugar y que no sé donde los guardo. Confidencialidad y discreción frente a exposición impúdica de la intimidad en las redes sociales.

Equilibrios a construir, entre el mundo real y el virtual, el analógico y el digital, el fijo y el móvil, la seguridad y la hiperconectividad, privacidad y visibilidad. Me voy al gimnasio que delante de la pantalla me quedo anquilosado.

Artículo publicado en TeleSemana

STC Lines 2013:

(pág. 3)